Image

Domingo 30 del Tiempo Ordinario. Ciclo B (Marcos 10, 46-52)

El evangelio que la liturgia nos propone en este domingo es una escena sencilla, narrada muy escuetamente por el evangelista, pero muy rica en significados. He de escoger sólo uno de ellos para este breve comentario y me voy a fijar en el diálogo entre Jesús y el ciego Bartimeo, un diálogo que es toda una síntesis de teología de la oración cristiana.

Es muy iluminador el contexto de esta escena. El pasaje inmediatamente anterior es el que comentábamos la semana pasada: el diálogo de Jesús con Santiago y Juan a propósito de su petición de ocupar los primeros puestos. El inmediatamente posterior es la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén del domingo de Ramos.

“Jesús se detuvo y dijo ‘llamadlo’”: el ciego escucha que Jesús está cerca y comienza a invocarle con fuerza y convicción. Intentan acallarle, pero en vano: el ciego “gritaba más fuerte”. Y cuando están frente a frente, Jesús hace una de sus típicas preguntas: “¿qué quieres que haga por ti?”. La oración cristiana es confianza en que la persona de Jesús pasa por el camino de nuestra vida, es perseverancia frente a tentaciones de fuera y de dentro que pretenden convencernos de que orar es hablar con el vacío o es algo inútil. Jesús que se acerca invita al orante a la sinceridad: a una sinceridad que nace del autoconocimiento, del reconocimiento de la propia debilidad y de la humildad de pedir ayuda. Confianza, perseverancia, sinceridad, humildad… características esenciales de la oración cristiana.

La petición de Bartimeo es algo muy sencillo y nacido del corazón: “Maestro, que recobre la vista”. Jesús atiende a su petición “al instante”, porque esas situaciones y peticiones conmueven el corazón compasivo de Jesús. Es sugerente comparar esta escena con la inmediatamente interior: a sus discípulos preferidos (Santiago y Juan) les niega por dos veces una petición absolutamente distinta: una petición nacida del orgullo y de la ambición. La petición de los Zebedeos, más que conmover el corazón de Jesús, le causa una enorme tristeza porque denota que no han entendido nada de la lógica del evangelio. Ni podemos pedir cualquier cosa ni el Señor atiende cualquier petición: “… aunque no sabemos pedir como es debido, el Espíritu mismo intercede por nosotros…” (Romanos 8, 26).

El final de la escena es precioso y de alcance: “Recobró la vista y lo seguía por el camino”. ¿Cuál era ese camino? ¿Hacia dónde llevaba?: nos lo dice el versículo siguiente: “se acercaban a Jerusalén”  donde Jesús iba a ser crucificado. El ciego recobra la vista, pero no sólo la vista exterior, sino una visión interior que le permite descubrir la personalidad de quien le ha curado, y descubrirla de tal modo que le lleva a seguirle desde el agradecimiento y el reconocimiento, y seguirle precisamente en el momento y en el gesto más definitivo de su vida: el de su entrega por nosotros. Una mirada interior que también nosotros podemos pedir un día sí y al siguiente también. En palabras de San Ignacio: “pedir conocimiento interno del Señor, para que más le ame y le siga” (Ejercicios, nº 104).

Darío Mollá SJ

Comentarios

  • Hoy la Palabra me recuerda que soy hija de Dios, que Él es mi Padre, que me lleva en la palma de su mano y esta loco de amor por mi y todos los hombres. Dios es un Padre clemente y misericordioso, dispuezto siempre a tenderme la mano cuando ve que me estoy hundiendo en el fango de mis pecados. No le pasa desapercibido mi pasotismo, que prefiero vivir sentada al borde del camino, sin esperar más que unas monedas; y Dios se compadece de mi, me llama ñor mi nombre, y me pregunta:¿Qué quieres que te haga? Bsrtimeo, conoce su carencia, es ciego, y su unico feseo es ver. Cada uno de nostros tenemos que mirarnos y descubrir de que estamos necesitados y, con humildad, pedirle a Dios que nos ayude. Necesito fe, creer que Dios todo lo puede, y esperar siempre que su palabra se cumpla en mi. Señor, reconozco mi ceguera, que ponga en Ti toda mi esperanza.
    Muchas Padre Dario

    • Angelica Sandoval octubre 22, 2021
    • Responder

    Buenas noches Padre Dario, cada dia me veo como Bartimeo, pobre y ciego pidiendo Dios Padre que aumente mi fe necesitada de su misericordia…gracias!!!

Deje sus cometarios

LISTA DE DIFUSIÓN DE WHATSAPP

Reciba información en su móvil, suscribiéndose a nuestra lista de whatsapp.

Grabe en sus contactos de móvil nuestro número 629 672 650

Mándenos un mensaje de whatsapp con su nombre completo y la palabra ALTA.

Siempre que lo desee puede darse de baja enviando un mensaje de whatsapp con la palabra BAJA.

La finalidad de esta Lista es, exclusivamente, para informar de actividades organizadas por el Centro Arrupe.

CALENDARIO

« Mes anterior Mayo 2022 Mes siguiente »
Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo
25
26
27
28
29
30
1
2
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 20:00EUCARISTÍA JÓVENES
2
3
2
  • 19:30CURSO: LA ESCUCHA QUE SANA
  • 19:30TALLER: INICIACIÓN A LA EXPERIENCIA ESPIRITUAL
4
1
  • 19:00VIA LUCIS Y CATEQUESIS PASCUALES
5
1
  • 19:30MESA REDONDA: PADRES EN DIÁLOGO CON HIJOS E HIJAS LGBTI
6
7
8
2
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 20:00EUCARISTÍA JÓVENES
9
10
2
  • 19:00CONTEMPLATIO. Espacio de oración contemplativa
  • 19:30CURSO: LA ESCUCHA QUE SANA
11
1
  • 19:00VIA LUCIS Y CATEQUESIS PASCUALES
12
13
1
  • 19:30SEMINARIO: TENDER UN PUENTE
14
15
2
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 20:00EUCARISTÍA JÓVENES
16
17
1
  • 19:30CURSO: LA ESCUCHA QUE SANA
18
1
  • 19:00VIA LUCIS Y CATEQUESIS PASCUALES
19
20
21
1
  • 10:00RETIRO MENSUAL
22
2
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 20:00EUCARISTÍA JÓVENES
23
24
2
  • 19:00CONTEMPLATIO. Espacio de oración contemplativa
  • 19:30CURSO: LA ESCUCHA QUE SANA
25
1
  • 19:00VIA LUCIS Y CATEQUESIS PASCUALES
26
27
1
  • 19:30SEMINARIO: TENDER UN PUENTE
28
29
2
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 20:00EUCARISTÍA JÓVENES
30
31
1
2
3
4
5