Image

Segundo domingo después de Navidad (Jn 1,1-18)

“A Dios nadie lo ha visto jamás”, así termina el prologo del evangelio de Juan que proclamamos este domingo. Es una afirmación contundente y rotunda, corta de raíz toda pretensión de creer que, al Misterio Absoluto, a la Realidad Última la “vemos” y la manejamos a nuestro antojo. Lo más que nos puede acontecer es quedarnos sobrecogidos ante la maravilla de la totalidad del universo, de la naturaleza que nos desborda y ante creaciones humanas que desbordan los límites de lo humano por su belleza; como también quedarnos sin palabras y sin respuesta ante tantas tinieblas de este mundo que destruyen la bondad y la belleza.

Nos dice a continuación el relato que es Jesús de Nazaret quién, a ese Dios que nadie ha visto, con su palabra y vida nos lo ha “contado”, “narrado”, “interpretado” … La comunidad percibe con el paso de los años que este Jesús de Nazaret es el hombre que “venía de Dios”, que el secreto último de Jesús, el que compartió su vida con nosotros, el que “pasó haciendo el bien y liberando a todos los oprimidos por el mal”, era quien desde siempre y para siempre vivía de cara a Dios. Jesús era y es, su regalo; era y es, su Palabra Creadora; era y es, el que estaba desde siempre y para siempre en las entrañas del Compasivo.

Jesús, con su vida, nos ha mostrado que ese Dios que supera toda nuestra percepción directa, es Padre y Creador, que es Ternura y Misericordia, que es Dios de vivos y no de muertos, que es fuente de Vida y Reconciliación. Jesús es el hombre que ha hecho de Dios una Buena Noticia. Para mucha gente el oír la palabra Dios les lleva a sentires asfixiantes y tóxicos. Tenemos que seguir santificando el Nombre de Dios como seguidoras y seguidores de Jesús, que su nombre no se blasfeme por nuestra causa, al fin y al cabo, es lo primero que Jesús nos dijo que pidiéramos cuando fuéramos a rezar: Santificar el Nombre. Dejar que nos cambie el corazón de piedra por un corazón de carne como bien dijo el profeta Ezequiel y que recordamos en cada Vigilia Pascual.

Jesús con su vida acreditó, santificó, hizo verdad el Nombre de Dios, testificó que el Misterio Absoluto no es el “solitario del cielo”, el “malhumorado dios que no nos soporta en nuestra debilidad”. Dice la carta a los Hebreos “que Jesús no se avergüenza de llamarnos hermanos” (Heb 2,11). Jesús con su vida nos invitó a vivirnos como hermanos e hijos. El nos lo hace posible, dice el evangelio de hoy.

Para ser hijos de la luz y no de las tinieblas, para acoger a esa Luz que viene sobre nuestras vidas en Jesús, nos tenemos que disponer, lo tenemos que desear. Es un don que está viniendo continuamente a nosotros pero que nos pilla muchas veces distraídos, por eso la insistencia en la vigilancia en los domingos de adviento. No nos abrimos a ser alumbrados por la Luz de la Vida porque muchas veces nos falta la sencillez de corazón para reconocer que solos no podemos, que necesitamos siempre que el niño de Belén saque lo mejor de nosotras y nosotros mismos, y que el poner los ojos en la Cruz nos haga mas compasivos y solidarios. Nos hacemos hijos de la luz para los que caminan en tinieblas cuando nuestra vida se convierte en regalo para los que nos rodean y no en carga. “Venid a mi los cansados y agobiados…”

Toni Catalá SJ

Comentarios

  • Ojalá lleguemos a reconocerlo.

  • Tenemos que dar muchas gracias por la venida de Jesús, porque sin Él no hubiésemos podido apreciar al Padre. Solo veo al Padré a través de la vida de Jesús, por ello me ha consolado tanto tu homilía.

  • Gracias por la reflexión

  • Para ” acoger la luz que viene ” con frecuencia me falta espacio y afinar el corazón y el oído.. salir de mis lamentos y murmullos para oír el susurro. Pedir ese don en estos días para que nuestra vida pueda hablar de Él.

  • Gracias por el comentario. Que este pequeño de Belén nos ilumine y nos despierte con su luz esas zonas de ternura , bondad y misericordia que mantenemos encerradas. Para que al igual que Jesús pasemos por la vida haciéndonos el bien los vinos a los otros. Feliz día.

  • Me encanta pensar que Jesús vino a mostrarnos ese Rostro de Dios, Compasivo y Misericordioso, bondadoso, el Dios de la Inmensa Ternura. Pidamos unos por otros, para que en momentos bajos no se nos olvide que El siempre es Fiel. FELIZ Año Nuevos.

  • Liberar la carga de las normas y prejuicios

    Abrir el corazón el corazón a la gracia y verdad libre y gratuita de. Dios

    Mirar en el otro u otra la ternura de un amigo hermano o mendigo de luz y verdad.

    Gracias Toby
    Fabro Sj. Desde. Manta. Ecuador un abrazo esperanzador

  • ¡Qué el Señor nos regale el don de la pequeñez y la humildad necesarias para reconocer que nosotros no podemos abrirnos a la Luz de la Vida si Él no lo abre en nosotros!
    Dejémos-LE hacer, y se hará la luz en nuestra vida.

  • Le doy gracias a mi Señor Jesucristo siempre pues el dio su vida y sufrio tanto sin merecerlo pero fue para que fuesen perdonado nuesyros pecados

Deje sus cometarios

LISTA DE DIFUSIÓN DE WHATSAPP

Reciba información en su móvil, suscribiéndose a nuestra lista de whatsapp.

Grabe en sus contactos de móvil nuestro número 629 672 650

Mándenos un mensaje de whatsapp con su nombre completo y la palabra ALTA.

Siempre que lo desee puede darse de baja enviando un mensaje de whatsapp con la palabra BAJA.

La finalidad de esta Lista es, exclusivamente, para informar de actividades organizadas por el Centro Arrupe.

CALENDARIO

« Mes anterior Septiembre 2021 Mes siguiente »
Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo
30
31
1
2
3
4
1
  • 19:30EUCARISTÍA
5
2
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 20:00EUCARISTÍA JÓVENES
6
7
8
9
10
11
1
  • 19:30EUCARISTÍA
12
2
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 20:00EUCARISTÍA JÓVENES
13
14
15
16
17
18
1
  • 19:30EUCARISTÍA
19
2
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 20:00EUCARISTÍA JÓVENES
20
21
22
23
24
25
1
  • 19:30EUCARISTÍA
26
3
  • 10:00INICIO EJERCICIOS ESPIRITUALES EN LA VIDA DIARIA
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 20:00EUCARISTÍA JÓVENES
27
28
29
30
1
2
3