Image

Comenzamos una serie de reflexiones, “Tiempo de resurrección, tiempo de reencuentro”, en las que Darío Mollá propone cuatro dimensiones del reencuentro (con Dios, con nosotros mismos, con los demás, con la creación) que iremos publicando a lo largo de las próximas cuatro semanas.

I.- REENCUENTRO CON DIOS

El tiempo de Resurrección fue para la primera comunidad cristiana un tiempo de “reencuentro”. Reencuentro, en primer lugar, con el Señor Jesús, pero también, bajo la acción del Espíritu de Jesús, reencuentro con ellos mismos y con otros muchos aspectos de su vida. También nosotros hoy, tras este largo período de confinamiento que nos ha obligado a vivir de un modo muy distinto al habitual buena parte de la cuaresma y los días centrales de la Pascua, estamos llamados a un “reencuentro” con muchas realidades de nuestra vida.

El objetivo de estas líneas a lo largo de las próximas cuatro semanas va a ser bien sencillo: invitaros a esta tarea personal de “reencuentro” después de este tiempo duro de desierto que también puede haber sido un  tiempo de gracia. Lo quiero hacer de un modo muy sencillo: sin teorías ni doctrina sino compartiendo mi propia experiencia de “reencuentros”. Salvando las infinitas distancias pero en la misma lógica del evangelio: al modo como los textos evangélicos narrando las experiencias pascuales de los primeros discípulos nos invitan a profundizar nuestra propia experiencia.

Estas semanas han sido para mí y para muchos creyentes y no creyentes un tiempo de reflexión y de preguntas sobre Dios y a Dios. He oído lo que me han parecido discursos oportunistas sobre Dios que pretendían “sacar ventaja” de la desgracia humana para afirmar a Dios y también aportaciones muy honestas y esperanzadoras. De todo ha habido. Este tiempo me ha ratificado en la convicción de que no somos dioses. No es que antes yo personalmente lo pensara (bien consciente soy de mis limitaciones), pero sí que me han quedado muy relativizados muchos discursos autosuficientes sobre el “poder” de la ciencia, la investigación, las políticas humanas.

Pero también en este tiempo he caído en la cuenta de que Dios ha dotado al ser humano de dos grandes dones de cuya buena armonía y uso depende mucho del bien y el futuro de nuestra humanidad. No somos dioses, pero tampoco somos marionetas manejadas por Dios. Esos dos grandes dones son la inteligencia y la libertad. La inteligencia humana es prodigiosa y la libertad plena. Eso puede ser, a un tiempo, oportunidad o desgracia. No es otra cosa lo que afirmaba Benedicto XVI en su preciosa reflexión sobre la caridad y la verdad y la relación entre ellas. ¿Para qué utilizamos nuestra inteligencia? ¿Para qué usamos nuestra libertad?

Finalmente, he sentido y constatado que la fe en el Dios de Jesús da una fuerza increíble en los momentos de sufrimiento y desolación humana. Que hay mucho del Dios “escondido” en esta humanidad, aparentemente tan alejada de Dios o indiferente ante Él. Quizá a veces le buscamos donde no está y no somos capaces de encontrarle donde Él mismo se ha querido hacer presente.

¿Y vosotros? Cada uno de los que habéis tenido la bondad y la paciencia de leer estas líneas, ¿qué habéis sentido y aprendido de Dios en este tiempo? Porque si reflexionáis seguro que algo ha habido… Vale la pena hacerlo.

Darío Mollá Llácer sj

Comentarios

  • Me he sentido, nada mas y nada menos, como criatura diseñada a imagen y semejanza de DIOS MISMO.
    CASI NADA.
    Tan maravilloso que Dios se ha enamorado de su criatura, de mí
    Tan bien nos ha hecho.
    Así no tengo escusa para poder amarme con todas mis fuerzas. Y por tanto amar hasta la locura a un Creador como el que lo ha hecho. Y la lógica de hacer lo mismo con todos y con todo lo creado. Servir amando es mi ejercicio Punto

  • Gracias.

  • Me he sentido segura en los brazos de mi Dios,sabiendo que el tiene el poder de sacarnos de este tiempo de reclusion cuando llegue su momento.

  • Al principio de éste confinamiento era un desconcierto e impotencia total hasta que empecé a rezar y con ésta Semana
    Santa tan especial me centré y empecé a ver la situación de manera distinta.
    Gracias, sus palabras son muy estimulantes para continuar caminando

  • “Dios ha dotado al ser humano de dos grandes dones de cuya buena armonía y uso depende mucho del bien y el futuro de nuestra humanidad.”
    Gracias, Dario, Esto que dices, ha sido mi reflexión a lo largo de mi vida y más, en este tiempo que llevamos de confinamiento. También de responder a personas que me decían, entre muchas dudas: si yo fuera Dios, arreglaba todo en un momento… Quiero mucho a esta persona y rezo por ella para que el Espíritu Santo le de la luz de la fe. Es muy buena y está triste por todos los que mueren con el COVID
    Me siento amada y sanada por Jesucristo y deseo que los demás le conozcan, le amen y sean felices.
    GRACIAS

    • Loreto Silva Fernández mayo 6, 2020
    • Responder

    Hola a todos!
    Desde muy lejos en Chile y desde hace tiempo voy siguiendo lo que me va llegando del Centro Arrupe…
    Esta invitación al reencuentro con Dios que nos hace Darío, me ha llegado al fondo, donde también desde el confinamiento voy descubriendo la necesidad de restaurar algunos ámbitos de mi vida para más amar en concordancia con Su Amor regalado…
    Quiero contactarme con el whatsapp disponible, pero me faltan números iniciales…¿es el mismo para toda España?

    • El prefijo para España es +34

  • Pues muchas GRACIAS, Darío por tanta sabiduría cercana humana y profunda que es luz para mí. Ansío el encuentro con Jesús.
    Un abrazo.

  • Este tiempo de confinamiento lo vivo como una oportunidad para descubrir a Dios en lo cotidiano, en las pequeñas cosas y para sobretodo abrirle el corazón de verdad. Es cierto que puede dar miedo lanzarse al vacío de la fé pero para esto está la confianza y el saber que Dios nos sostiene. Gracias por compartir estas reflexiones de reencuentro Darío. Deseo mantenerme en plena disposición de escuchar y dejarme encontrar por él cada día de mi vida.

    Un saludo

  • Yo me he sentido tocada por la verdad de que Dios Se vale de nosotros para amar… Acompaño a una persona de avanzada edad que sufre de soledad y sentimiento de abandono…. Pero cuando conversó con ella veo como Dios a través de almas buenas La arropa y la cuida!!!
    Bernardita de Santiago de Chile

    • Asunción Nicolau Llabata mayo 6, 2020
    • Responder

    He tenido la experiencia del gusano de seda; que va tejiendo con gran esfuerzo su capullo preparando su transformación y muere sólo cuando lo ha conseguido. Las cuatro paredes de mi casa me han proporcionado la imagen del capullo Y el recurso de la oración el camino para conseguirlo.

  • […] Darío Mollá nos ha acercado al tiempo de resurrección como tiempo de reencuentro con Dios, enlazar, como reencuentro con nosotros mismos, enlazar, y como reencuentro con los otros, enlazar. […]

Deje sus cometarios

LISTA DE DIFUSIÓN DE WHATSAPP

Reciba información en su móvil, suscribiéndose a nuestra lista de whatsapp.

Grabe en sus contactos de móvil nuestro número 618 46 26 09.

Mándenos un mensaje de whatsapp con su nombre completo y la palabra ALTA.

Siempre que lo desee puede darse de baja enviando un mensaje de whatsapp con la palabra BAJA.

La finalidad de esta Lista es, exclusivamente, para informar de actividades organizadas por el Centro Arrupe.

CALENDARIO

« Mes anterior Mayo 2020 Mes siguiente »
Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo
27
28
29
30
1
2
3
1
  • 00:00Eucaristía 12h
4
5
1
  • 22:00Grupos universitarios
6
7
8
9
10
1
  • 00:00Eucaristía 12h
11
12
13
14
15
16
17
1
  • 00:00Eucaristía 12h
18
19
20
21
22
23
24
1
  • 00:00Eucaristía 12h
25
26
27
28
29
30
31
1
  • 00:00Eucaristía 12h
1
2
3
4
5
6
7