Image

La persona humana es un ser en búsqueda, en búsqueda permanente: de sentido y motivación, de afecto, de respuesta a los interrogantes de la vida, de soluciones a los nuevos problemas con los que se va enfrentando… En la búsqueda el ser humano madura y la humanidad progresa, atravesando, con todo, incertidumbres y preguntas en tiempo oscuro. ¡Cuántas veces no habremos cantado con el poeta de Xátiva: “tots plens de nit, buscant la llum, buscant la pau, buscant a Déu, al vent del mon”!

Ignacio de Loyola fue una persona en constante búsqueda: al quebrarse, junto con su pierna, su proyecto vital primero, puso en marcha un proceso de búsqueda que le llevó toda una vida y que le hizo definirse a sí mismo, como un “peregrino”. Peregrino en búsqueda de la verdad de sí mismo, del sentido de su vida, del modo de ayudar a los demás, del Dios en todas las cosas.

Su gran aportación a la historia de la espiritualidad cristiana, y de la espiritualidad universal, no es otra cosa en el fondo que una guía para peregrinos, un manual de búsqueda: los Ejercicios Espirituales. Sencillo y nada directivo: porque lo que se ofrece a quien se acerca a ellos no son respuestas, sino preguntas; no son caminos trillados o impuestos, sino bagaje para hacer cada uno el propio camino; no son imposiciones desde fuera sino respetuoso acompañamiento. En definitiva, una propuesta de libertad. De la auténtica libertad que supone el buscar: renunciar a seguridades y mirar siempre hacia adelante.

En esa propuesta ignaciana hay palabras esenciales: mirar con atención y cariño la realidad que es contemplar; estar atento a las llamadas interiores y a los signos de los acontecimientos que es discernir; intentar captar las necesidades de quienes nos rodean y atender a ellas que es servir. Y en el contemplar, el discernir y el servir se da el encuentro máximo al que aspira todo buscador humano: encontrarse con la verdad, con el sentido, con la libertad, con Dios: “Buscar y hallar”.

Seguimos buscando, no cesamos de buscar. Seguimos siendo peregrinos en nuestra vida y en nuestra historia. Y para quienes nos sentimos peregrinos, la espiritualidad ignaciana es una ayuda valiosa. La espiritualidad ignaciana no es espiritualidad para satisfechos o para instalados porque pregunta, inquieta, hace mirar hacia adelante y huir de conformismos y nostalgias.

El Centro Arrupe ofrece adentrarse en esa espiritualidad, conocerla mejor, hacerla más nuestra a través de la Escuela Ignaciana que ofrece este curso tres talleres: “Iniciación a la espiritualidad ignaciana”, “Modos de oración ignaciana” y “Discernimiento con el Papa Francisco”. Enlazar

Deje sus cometarios

LISTA DE DIFUSIÓN DE WHATSAPP

Reciba información en su móvil, suscribiéndose a nuestra lista de whatsapp.

Grabe en sus contactos de móvil nuestro número 618 46 26 09.

Mándenos un mensaje de whatsapp con su nombre completo y la palabra ALTA.

Siempre que lo desee puede darse de baja enviando un mensaje de whatsapp con la palabra BAJA.

La finalidad de esta Lista es, exclusivamente, para informar de actividades organizadas por el Centro Arrupe.

CALENDARIO

« Mes anterior Septiembre 2020 Mes siguiente »
Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo
31
1
2
3
4
5
6
2
  • 11:00ADORA Y CONFIA
  • 12:00EUCARISTÍA
7
8
9
10
11
12
13
2
  • 11:00ADORA Y CONFIA
  • 12:00EUCARISTÍA
14
15
16
17
18
19
20
3
  • 11:00ADORA Y CONFIA
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 20:30EUCARISTÍA JÓVENES
21
22
1
  • 22:00GRUPOS JÓVENES MAGIS
23
24
1
  • 22:00GRUPOS MAGIS JÓVENES
25
26
27
4
  • 10:00INICIO EJERCICIOS VIDA DIARIA
  • 11:00ADORA Y CONFIA
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 20:30EUCARISTÍA JÓVENES
28
29
1
  • 22:00GRUPOS JÓVENES MAGIS
30
1
2
3
4