Image

Domingo 31º Tiempo Ordinario – Ciclo C (Lucas 19, 1 – 10)

Puede llamar la atención, de entrada, que como título del comentario evangélico de este domingo haya escogido esta frase del relato y este gesto del publicano Zaqueo. A quien le llame la atención mi elección, le propongo que intente imaginar la escena y sentir algo de la perplejidad que los habitantes de Jericó que la contemplaron pudieron experimentar. Una persona de cierta edad, de rango social elevado, subiéndose a un árbol para ver a Jesús con riesgo probable de caerse y con riesgo cierto de hacer el ridículo delante de todos sus paisanos. ¿Qué necesidad tenía de eso?: dice el evangelio que era “bajo de estatura”. ¿Qué le motivó a ello?: “intentaba ver quién era Jesús”.

Lo que mueve a Zaqueo es su deseo, el deseo de ver a Jesús. ¿Cuál es el motivo de ese deseo?: no lo sabemos, pero parece que es algo más que una simple curiosidad, pues la simple curiosidad hubiera renunciado ante las  dificultades. ¿Esperaba algo más Zaqueo? ¿Esperaba algo de ese encontrarse con Jesús? Tampoco lo sabemos; lo que sí parece es que las consecuencias de ese encuentro desbordaron todas las previsiones, pues cambiaron radicalmente la vida de Zaqueo.

Y en la contemplación de la escena de Zaqueo se nos planta a todos nosotros una pregunta muy radical: ¿deseamos, de verdad, encontrarnos con el Jesús que pasa cada día, y todos los días, cerca de nosotros, por los caminos de nuestra vida? ¿Cuál es la fuerza de ese deseo? Porque en Zaqueo el deseo es más fuerte que todas las dificultades. ¿Pasa nuestro deseo de encontrarnos con Jesús por encima de las dificultades que se nos presentan? ¿Qué necesidad sentimos de ese encuentro? ¿O quizá, visto lo que pasó con Zaqueo, tenemos miedo a que ese encuentro nos descoloque y pida cambios en nuestra vida y no tenemos muchas ganas de cambiar nada?

También nuestro deseo de encontrarnos con Jesús en el día a día de nuestra vida tropieza con dificultades. La de Zaqueo es que era de baja estatura y, por lo visto, nadie de sus paisanos estaba dispuesto a hacerle el favor de dejarle un hueco. Las nuestras son otras, unas reales y otras, no diré que inventadas, pero sí magnificadas hasta hacer de ellas un muro insalvable.

La más manida: “no tengo tiempo”. Tiempo tenemos para aquello que consideramos importante. “No encuentro hueco para la oración”… y para tantas otras cosas sí que tengo “hueco”. O ¿es que en el fondo no me creo mucho eso de que Jesús pase por la vida, por mi vida diaria, y entonces el problema no es de tiempo, sino de fe? O ¿me da vergüenza hacer el ridículo ante los que me rodean apostar por Jesús en esta sociedad secularizada? Sí: nos interpela ese Zaqueo que, contra viento y marea, se atreve a hacer el ridículo de subirse a un sicómoro para ver a Jesús.

Darío Mollá SJ

Comentarios

  • Me ayuda, el comentario. Que de verdad, me ayude a entrar dentro de mi, y me encuentre con el Jesús en el que quiero creer. Gracia.!!.

  • El relato de un encuentro de Jesús. En se nos revela cómo es Dios, pues Dios es como Jesús. La iniciativa parte siempre de Dios. Zaqueo quería ver a Jesús por curiosidad, sin que verlo supiera establecer una relación que le compremetiera, pero es Jesús quien le llama y se envita a alojarse en su casa. Jesús quiere ser recibido por Zaqueo para ofrecerle el perdón y la conversión, como dice el últmo versiculo del pasaje. El encuentro con Jesús transforma a Zaqueo y le compromete volviéndole solidario con los demás. Esta es la dinámica. Esta es la dinámica de todo encuentro con el Señor. Él siempre nos ofrece se perdón, tal como enseña la primera lectura, y nos transforma para que nos volvamos a los demás y compartamos con ellos nuestras cualidades y cuanto poseemos.
    Gracias padre Dario, pues siempre me ayuda a profundizar en la oración. María Mercedes

  • Me ha llegado profundamente el comentario y me siento interpelada. Ya tengo materia para reflexionar y orar esta semana.
    Muchas gracias

  • Gracias por darnos motivos para reflexionar.

  • Muchas gracias.

Deje sus cometarios

LISTA DE DIFUSIÓN DE WHATSAPP

Reciba información en su móvil, suscribiéndose a nuestra lista de whatsapp.

Grabe en sus contactos de móvil nuestro número 629 672 650

Mándenos un mensaje de whatsapp con su nombre completo y la palabra ALTA.

Siempre que lo desee puede darse de baja enviando un mensaje de whatsapp con la palabra BAJA.

La finalidad de esta Lista es, exclusivamente, para informar de actividades organizadas por el Centro Arrupe.

CALENDARIO

« Mes anterior Diciembre 2022 Mes siguiente »
Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo
28
29
30
1
2
2
  • 19:00TALLER: ¿CÓMO SER EMPATICO?
  • 20:30Adentro
3
4
3
  • 12:00EUCARISTIA 12H
  • 12:00EUCARISTIA 20H
  • 18:30Grupo MAGIS
5
6
7
8
1
  • Ejercicios Espirituales
9
10
1
  • 10:00EL RELOJ DE LA VIDA
11
2
  • 12:00EUCARISTIA 12H
  • 12:00EUCARISTIA 20H
12
1
  • 19:00RED MUJERES
13
1
  • 19:00CONTEMPLATIO. ESPACIO DE ORACIÓN CONTEMPLATIVA
14
15
1
  • +Fratelli
16
1
  • 19:00TALLER: ¿CÓMO SER EMPATICO?
17
1
  • 10:00RETIRO MENSUAL EN SÁBADO
18
3
  • 00:00DIA_LOG·ANTES
  • 12:00EUCARISTIA 12H
  • 12:00EUCARISTIA 20H
19
20
21
22
1
  • 20:30Adora y Confía
23
24
25
2
  • 12:00EUCARISTIA 12H
  • 12:00EUCARISTIA 20H
26
27
28
29
30
31
1