Image

La llegada de un hijo te cambia la vida. Te cambia la vida desde el momento en que entra en la casa para quedarse. La hospitalidad del evangelio, la misión evangelizadora, cobra un sentido muy concreto cuando llegan los hijos.

A menudo escuchamos, con cierta tristeza, a amigos (adultos comprometidos en parroquias, en movimientos de Iglesia, laicos formados) que se lamentan de cómo la crianza les ha alejado de su vida espiritual. Y es que la llegada de un hijo también nos cambia la vivencia de la fe.

Cuando nació nuestra primera hija, tan soñada, tan rezada y tan deseada, nos planteamos si era posible que esa llamada a la paternidad, ese regalo de Dios, nos pudiera apartar del seguimiento de Jesús. Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que al acoger una nueva vida, emprendíamos un camino nuevo para nosotros, un camino en el que ir descubriendo que el Señor nos llama a otra forma de relación, donde ya no estamos solos Tú y Yo y Él (“qué bien se está aquí…hagamos tres tiendas…”). Vivir la fe en familia conjuga un plural mucho más grande.

“Si no os hacéis como niños”…¡Qué difícil era antes entender cómo hacerse como un niño! A veces nos da miedo simplificar el lenguaje, porque sentimos que estamos perdiendo profundidad. Y Dios habla en lo sencillo. A veces creemos que nuestra oración ya no tiene intensidad, porque entre deberes, extraescolares o lavadoras, apenas queda tiempo más que para encender una vela y ofrecer el día… O incluso sentimos que hemos dejado de rezar. Cuando en realidad la oración también es ofrenda de desvelos, escucha atenta, disponibilidad, mirar con ternura, cansancio entregado… Porque como decía Santa Teresa, “también entre los pucheros anda el Señor”.

Educar en la fe es un ejercicio de doble sentido: los padres educamos en la fe a la vez que vamos aprendiendo la forma de amar de Jesús. La paternidad nos ha brindado la oportunidad de releer el evangelio con asombro, de buscar palabras sencillas para explicar la Buena Noticia,de mirar con otros ojos la liturgia. Ser familia nos ha entrenado el olfato para percibir lo esencial (y es que los niñoscrecen tan deprisa…). Los hijos nos están mostrando continuamente nuevos lenguajes de Dios con nosotros: nos habla a través de ellos, nos quiere a través de ellos.

Hace unos días, nuestra hija de tres años nos preguntaba asombrada interrumpiendo la famosa oración de “Jesusito de mi vida”:

– Jesusito de mi vida, eres niño como yo, por eso te quiero tanto que te doy mi corazón… ¿Por qué se lo damos?

No quería continuar rezando hasta obtener su respuesta:

– Dime, pero…¿por qué le damos el corazón a Jesús?

Todos los padres tenemos historietas similares que contar… se puede quedar en lo anecdótico y divertido. Pero también se puede contemplar como un ejercicio de“teología para pequeños”: Por qué hemos elegido entregar a Jesús nuestro amor.

Vivir la fe en familia implica buscar respuestas con los hijos; crecer con ellos, recorriendo un sendero desconocido, con otras formas, otros horarios, otros códigos. La crianza no es un “tiempo muerto” en el seguimiento de Jesús. Es acoger el regalo de hacerse misioneros en el propio hogar.

@monialezu

Comentarios

    • María Loreto Quijada Bascuñán noviembre 2, 2015
    • Responder

    ¡Qué lindo artículo!. Toda la razón, siempre la llegada de un hijo nos abre nuevos caminos para conocer y encontrar al Señor. Gracias.

Deje sus cometarios

LISTA DE DIFUSIÓN DE WHATSAPP

Reciba información en su móvil, suscribiéndose a nuestra lista de whatsapp.

Grabe en sus contactos de móvil nuestro número 618 46 26 09.

Mándenos un mensaje de whatsapp con su nombre completo y la palabra ALTA.

Siempre que lo desee puede darse de baja enviando un mensaje de whatsapp con la palabra BAJA.

La finalidad de esta Lista es, exclusivamente, para informar de actividades organizadas por el Centro Arrupe.

CALENDARIO

« Mes anterior Octubre 2020 Mes siguiente »
Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo
28
29
30
1
2
  • 19:00GRUPO DE ORACIÓN
  • 22:00GRUPOS MAGIS JÓVENES
2
3
4
4
  • 11:00ADORA Y CONFIA
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 18:00TALLER: Y AHORA, ¿QUÉ HAGO?
  • 20:30EUCARISTÍA JÓVENES
5
6
1
  • 22:00GRUPOS JÓVENES MAGIS
7
1
  • 19:00AMIGOS DEL DESIERTO
8
2
  • 19:00GRUPO DE ORACIÓN
  • 22:00GRUPOS MAGIS JÓVENES
9
10
11
3
  • 11:00ADORA Y CONFIA
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 20:30EUCARISTÍA JÓVENES
12
13
1
  • 22:00GRUPOS JÓVENES MAGIS
14
2
  • 19:00AMIGOS DEL DESIERTO
  • 19:30SEMINARIO 2: LOS EJERCICIOS DE IGNACIO DE LOYOLA
15
2
  • 19:00GRUPO DE ORACIÓN
  • 22:00GRUPOS MAGIS JÓVENES
16
17
1
  • 10:00CONVIVENCIA INICIO CURSO JÓVENES
18
4
  • 11:00ADORA Y CONFIA
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 18:00TALLER: Y AHORA, ¿QUÉ HAGO?
  • 20:30EUCARISTÍA JÓVENES
19
20
1
  • 22:00GRUPOS JÓVENES MAGIS
21
1
  • 19:00AMIGOS DEL DESIERTO
22
2
  • 19:00GRUPO DE ORACIÓN
  • 22:00GRUPOS MAGIS JÓVENES
23
1
  • RETIRO FIN DE SEMANA
24
1
  • RETIRO FIN DE SEMANA
25
5
  • 11:00ADORA Y CONFIA
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 18:00TALLER: Y AHORA, ¿QUÉ HAGO?
  • 20:30EUCARISTÍA JÓVENES
  • RETIRO FIN DE SEMANA
26
27
2
  • 19:30SEMINARIO 3: ESPIRITUALIDAD EN TIEMPOS DE PANDEMIA
  • 22:00GRUPOS JÓVENES MAGIS
28
2
  • 19:00AMIGOS DEL DESIERTO
  • 19:30CICLO CONFERENCIAS: ALGUNAS MUJERES NOS SOBRESALTARON
29
2
  • 19:00GRUPO DE ORACIÓN
  • 22:00GRUPOS MAGIS JÓVENES
30
31
1
  • 10:00RETIRO MENSUAL
1