Image

Corpus Christi. Ciclo B. (Mc 14,12-16.22-26)

Al terminar el tiempo de Pascua seguimos retomando en la celebración del domingo dimensiones que han configurado hondamente el vivir de Jesús: el Buen Pastor que no abandona, la Trinidad Santa como ámbito de Compasión en el que se vivió y se entendió a si mismo Jesús, y este domingo volvemos a la vida entregada de Jesús, al pan y vino compartidos, a la vida entregada por amor.

En el evangelio de Marcos, ya desde el principio, herodianos y fariseos conspiran para eliminar a Jesús (Mc 3,6), no soportan su insólita libertad para poner en el centro de su misión el alivio de sufrimiento y la recuperación de la dignidad de las criaturas. La incomprensión de los funcionarios de dios, fariseos y saduceos es total y los que quieren un dios tribal que legitime su ideología, herodianos, no lo soportan. Jesús no abandona, y en un momento determinado ante la incomprensión de sus propios discípulos, hacia la mitad del relato evangélico, los tiene que reunir y dejarles bien claro que este “Hombre ha venido para servir, no para ser servido, y para dar la vida en rescate por todos” (Mc 10,45).

En el pan y la copa compartidos en la ultima cena Jesús vincula a ese compartir su vida entregada que es cuerpo entregado y sangre derramada por nosotros (“Porque la vida de la carne en la sangre está” Lev 17:11). Cuerpo y sangre es su persona su vida. Es el momento en que Jesús expresa toda su vida como don, como servicio para librarnos y rescatarnos.

En el imaginario cristiano, más o menos consciente, tendemos a creer que Jesús nos rescata de la condenación eterna merecida por nuestro pecado que es una ofensa infinita a la que Dios reacciona con ira, y que por lo tanto exige un sacrificio cruento necesario para ofrecer su perdón. ¡Qué imagen más arcaica y cruel de Dios! Que imagen mas oscura de Dios dirá Benedicto XVI. Al contrario, Jesús suelta la vida, la cede, la dona, la entrega porque no puede, para acreditar a un Dios que sólo es Bondad, Compasión y Perdón, generarsufrimiento violencia y muerte incluso en aquellos que lo rechazan. “La vida no me la quitáis, la doy”. Es lo que hemos celebrado en este tiempo de Pascua.

Esto es Eucaristía: convocados y convocadas como cuerpo vivo del Cristo Vivificado y entregado para que percibamos y celebremos que no nos rescata de un dios cruel y tenebroso, sino que nos rescata de la tiniebla y crueldad que anida en nosotros mismos cuando nos queremos afirmar, caiga quien caiga. Sin Eucaristía no puede haber recintos en los que se muestre que hay motivos para seguir esperando en este mundo tan desquiciado, porque ella nos libra del orgullo, de la dureza de corazón y de nuestros ensimismamientos. Sin Eucaristía no hay Iglesia, no hay comunidad que desea configurarse con Jesús. Cada vez que compartimos el pan y vino, su cuerpo y su sangre, su vida, nos hace mejores personas, nos hace participar de su persona y su causa.

La Eucaristía es Presencia vivificante que nos lleva a descubrir la Presencia en el “donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre”, que nos lleva a aliviar su Presencia en el sufrimiento del abatido, en el “a mi me lo hicisteis”, a percibir su Presencia allá donde el Espíritu Vivificador nos sigue conduciendo.

Toni Catalá SJ

Comentarios

  • Que la bondad de Dios Padre, llene nuestra vida en la esperanza.

  • Gracias

  • Gracias. Puede que sea la única forma en que nos olvidemos de esa imagen de Dios que lleva las cuentas de todo lo que hacen sus criaturas. Más que “padre” tratante.

  • Gracias por explicar qué significa la Eucaristía, y esa frase que hemos oído desde niños de que Jesús entregó su vida para salvarnos a todos; nunca entendí realmente por qué lo hizo y qué significaba “salvarnos a todos”.

Deje sus cometarios

LISTA DE DIFUSIÓN DE WHATSAPP

Reciba información en su móvil, suscribiéndose a nuestra lista de whatsapp.

Grabe en sus contactos de móvil nuestro número 629 672 650

Mándenos un mensaje de whatsapp con su nombre completo y la palabra ALTA.

Siempre que lo desee puede darse de baja enviando un mensaje de whatsapp con la palabra BAJA.

La finalidad de esta Lista es, exclusivamente, para informar de actividades organizadas por el Centro Arrupe.

CALENDARIO

« Mes anterior Enero 2022 Mes siguiente »
Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo
27
28
29
30
31
1
2
  • 19:00EUCARISTÍA
  • 19:30EUCARISTIA AÑO NUEVO
2
2
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 20:00EUCARISTÍA JÓVENES
3
4
5
6
7
8
2
  • 10:00CURSO: INTRODUCCIÓN A LA ESPIRITUALIDAD IGNACIANA
  • 19:00EUCARISTÍA
9
2
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 20:00EUCARISTÍA JÓVENES
10
11
1
  • 19:00CONTEMPLATIO. Espacio de oración contemplativa
12
13
1
  • 19:30SEMINARIO: MUJERES E IGLESIA
14
15
2
  • 10:00RETIRO MENSUAL
  • 19:00EUCARISTÍA
16
2
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 20:00EUCARISTÍA JÓVENES
17
18
2
  • 19:30CURSO: ESPIRITUALIDAD DEL SEGUIMIENTO DE JESÚS
  • 19:30TALLER: INICIACIÓN A LA EXPERIENCIA ESPIRITUAL
19
1
  • 19:30CURSO: EL MODO DE PROCEDER IGNACIANO
20
21
22
1
  • 19:00EUCARISTÍA
23
2
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 20:00EUCARISTÍA JÓVENES
24
25
2
  • 19:00CONTEMPLATIO. Espacio de oración contemplativa
  • 19:30CURSO: ESPIRITUALIDAD DEL SEGUIMIENTO DE JESÚS
26
27
1
  • 19:30SEMINARIO: MUJERES E IGLESIA
28
29
1
  • 19:00EUCARISTÍA
30
2
  • 12:00EUCARISTÍA
  • 20:00EUCARISTÍA JÓVENES
31
1
2
3
4
5
6