Nuevo año, nueva oportunidad

A veces te queda la impresión de que la vida no es más que un “suma y sigue”, un ir pasando hojas de calendario e ir tirando millas. Pero hay momentos, como el final de año, donde el recuerdo se traslada a lo vivido y tienes la ocasión de reconocer el poso que todo ello ha dejado. Ojalá que sea la oportunidad para el agradecimiento como modo de percibir lo que ha pasado. Ojalá sea la oportunidad para que aprender que desde el agradecimiento todo se vive de otra manera, se ve con otra mirada.

Llegas a final de un año y nos podemos hacer algunas preguntas o, quizá, dar con la pregunta pendiente o evitada. Quizá hemos estado buscando respuestas a lo largo del año que termina y ahora te das cuenta que más importante que las respuestas son las preguntas. Ellas nos permiten avanzar, adentrarnos en caminos nuevos, inexplorados que posibilitan nuevos crecimientos, nuevos pasos.

Y si Jesús es alguien próximo a ti podrás descubrir que él mismo es la pregunta que más respuestas ofrece. Pero El no es una pregunta inquisitoria sino posibilitadora. Es la pregunta que siempre apunta en la misma dirección: amar, servir, dar la vida… Comenzamos un nuevo año y se nos regala el tiempo que necesitamos para ir encontrando nuestra propia respuesta. Jesús seguirá caminando cada día con nosotros.

@ignaciosj

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*