Image

Tengo un buen amigo al que siempre he querido mucho aunque nuestras ideas no siempre coinciden, sobre todo en lo concerniente al plano espiritual y de trascendencia. Sostiene Ernesto, este es el nombre de mi amigo, su total y absoluta falta de fe como el exponente de su razón lógica ante la vida, ante su existencia, frente al mundo en general. “No existe Dios, Enrique, de ninguna manera puedo creerlo, porque si existiese sería un mezquino, permitiendo tanta miseria como puedo ver en mi trabajo, tanta injusticia como tú y yo podemos ver todos los días en lo que nos rodea”.

Mi amigo Ernesto es médico, pediatra, un desempeño que le ha obligado a tratar a pequeñas criaturas con deformidades; a ver, impotente, el sufrimiento de inocentes por enfermedades que poco o nada se podía hacer; ha visto a padres destrozados para los que no tenía palabras razonables que pudieran explicar la suerte que les había deparado la vida. ¿Dónde estaba Dios? ¿Por qué pasan estas cosas?

Mi amigo Ernesto es, en el buen sentido de la palabra, bueno. Es una buena persona, solidario y preocupado por el sufrimiento humano. Creo que es de esos pocos profesionales con vocación de su trabajo. Qué le puedo decir si yo, que me declaro públicamente creyente, también me pregunto a veces y no tengo respuesta cuando veo, como mi amigo, tanta canallada entre nosotros los hombres, cuando contemplo atónito una madre Naturaleza, despiadada, arrasando la vida de gentes pobres, devastando pueblos humildes. Y no, no tengo respuestas razonables que puedan satisfacer cabalmente, ni a mi y menos para otros.

Quizás la incertidumbre que, con honestidad nos siembran los amigos y sus razonables dudas, tengan un lado positivo. Quizás  nos sirvan para ahondar en el diálogo interno, esperanzador. “Converso con el hombre que siempre va conmigo, quien habla  solo espera hablar a Dios un día” ( A.Machado). Quizás tenga que empezar dando gracias por obligarme a contrastar mis sentimientos más profundos, no dejarme llevar por la inercia que atoncete y conseguir solidez en mis convicciones, con mis dudas y mis alegrías y aprender a discernir. Quizás debería cuidar más la Alegría del Evangelio en mi despistada vida aprisionada por una desmesurada autoexigencia, por normas impuestas, rutinarias, no sentidas que suelo hacer por obligación

Oriol Pujol Borotau, jesuita, especialista en conducta humana, psicoterapeuta publicó un libro titulado “Nada por obligación ( autoexigencia) todo con ilusión ( emoción)”, por el cual invitaba a la aceptación de la Vida, no como un misterio a resolver sino como un misterio a vivir; hacía ver que no se sabe si es mala o buena la suerte la que nos toca vivir, que es mejor la aceptación que la resistencia, empezando por nosotros mismos. Creo que evitar tanta autoexigencia y hacer lo que tengamos que hacer ilusionados, como mantiene Oriol, hoy es más necesario que nunca para dar respuesta a nuestros amigos que, dentro de sus vidas buenas, aun les falta la Alegría de lo Posible, de la Esperanza.

Enrique Belenguer

Comentarios

  • Qué estupenda reflexión. ..A mí también me pasa. La hubiera escrito yo si fuese capaz de expresar mis sentimientos tan certeramente.
    Gracias

      • Enrique L. Belenguer enero 30, 2019
      • Responder

      Gracias M Jesús

  • Muchas gracias por esta reflexión voy buscar el libro del que ha hablas !!!

      • EnriqueL.Belenguer enero 30, 2019
      • Responder

      Espero que te guste Amparo.

  • Me ha gustado mucho el enfoque del artículo y el camino al que apunta: pasar de la autoexigencia a la ilusión. Sólo puntualizar que creo que hay muchos profesionales con vocación por su trabajo, que andan ese camino con dedicación e implicación, como Ernesto. A veces se nos cuela la visión negativa, pero hay mucha Vida…

    • Enrique L. Belenguer enero 30, 2019
    • Responder

    Ana, gracias por tus palabras. Yo también creo que, como tu señalas, hay muchos profesionales que viven implicados en su profesión.

Deje sus cometarios

SUSCRIBIRSE BOLETÍN

CALENDARIO

« Mes anterior Abril 2019 Mes siguiente »
Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo
1
2
2
  • 09:00Jornada Tradiciones Religiosas y Paz
  • 22:00Grupos Jóvenes
3
1
  • 19:00Meditación con los "Amigos del desierto"
4
1
  • 19:30Oración comunitaria
5
1
  • 18:30Separados y divorciados
6
1
  • 19:00Eucaristía sábados
7
1
  • 12:00Eucaristía
8
9
1
  • 22:00Grupos Jóvenes
10
1
  • 19:00Meditación con los "Amigos del desierto"
11
1
  • 19:30Oración comunitaria
12
1
  • 18:30Separados y divorciados
13
1
  • 19:00Eucaristía sábados
14
1
  • 12:00Eucaristía
15
16
1
  • 22:00Grupos Jóvenes
17
1
  • 19:00Meditación con los "Amigos del desierto"
18
2
  • 19:00Semana Santa
  • 19:30Oración comunitaria
19
2
  • 18:30Separados y divorciados
  • 19:00Semana Santa
20
2
  • 19:00Semana Santa
  • 19:00Eucaristía sábados
21
1
  • 12:00Eucaristía
22
23
1
  • 22:00Grupos Jóvenes
24
1
  • 19:00Meditación con los "Amigos del desierto"
25
1
  • 19:30Oración comunitaria
26
1
  • 18:30Separados y divorciados
27
1
  • 19:00Eucaristía sábados
28
1
  • 12:00Eucaristía
29
30
1
  • 22:00Grupos Jóvenes
1
2
3
4
5