Mirar pero no tocar

Estos días se está celebrando en la ciudad de Modesto en California un nuevo Encuentro de los Movimientos Populares al que Francisco ha enviado un Mensaje, el cuarto desde que inicio su ministerio.

En este Mensaje hace referencia a una actitud generalizada: “En la sociedad globalizada, existe un estilo elegante de mirar para otro lado que se practica recurrentemente: bajo el ropaje de lo políticamente correcto o las modas ideológicas, se mira al que sufre sin tocarlo“.

Es una denuncia que Francisco realiza de forma directa: “Esta actitud hipócrita, tan distinta a la del samaritano, manifiesta la ausencia de una verdadera conversión y un verdadero compromiso con la humanidad.” Una denuncia que ya planteó en La alegría del Evangelio cuando afirmaba que “a veces sentimos la tentación de ser cristianos manteniendo una prudente distancia de las llagas del Señor. Pero Jesús quiere que toquemos la miseria humana, que toquemos la carne sufriente de los demás” (EG 270).

“Tocar la carne sufriente de los demás”, es una referencia que estuvo presente durante su visita a Asís, siete meses después de su elección. Su primer encuentro fue con discapacitados y enfermos. En aquella ocasión hacía un paralelismo entre el cuerpo del Señor y el cuerpo de estos niños: “aquí está Jesús oculto en estos muchachos, en estos niños, en estas personas. En el altar adoramos la Carne de Jesús; en ellos encontramos las llagas de Jesús. Jesús oculto en la Eucaristía y Jesús oculto en estas llagas. ¡Necesitan ser escuchadas!”

1 Comentario

  1. Rafael febrero 19, 2017 Responder

    Sobre lo que se explica aquí, está mañana, Chema en la Compañía,ha hablado del tema. Si de verdad queremos seguir a Jesús, hemos de romper esas fronteras que nos separa del Samaritano, tu prójimo no es tu hermano próximo ( que también), no es quien simpatiza con tus ideas, ideologías (que también), es precisamente al que no aguntamos, es el pordiosero, el desauciado, el refugiado, la prostituta… Ciertamente como decía Chema lo que dice Jesús es difícil, quizás se fue tres pueblos. Pero es que el seguimiento de Jesús es muy radical. En esta parábola también se nos podría estar diciendo “no permanezcan indiferente ante las injusticias, no pases de largo” “no nos protejamos ,que nos toque nuestras entrañas lo que vemos y oimos”. Todas estas personas que nos repugnan son como Cristos que vienen a nuestro encuentro para que les demos de comer en sentido literal y figurado. Demosles una oportunidad y si te dan en la mejilla en vez de aplicar la ley del Talion, respondemos el mal que nos hacen por bien. Lo que no implica que seamos tontos. Recordemos que la violencia sólo engendra violencia. Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*