Image

Los relatos de la resurrección, ¿son el único testimonio que tenemos sobre el acontecimiento pascual? ¿Fueron el único modo como la primera comunidad cristiana anunció que Jesús ha resucitado? Te proponemos rastrear juntos otros modos que encontraron los primeros cristianos para realizar este anuncio.

Hoy nos centramos en una primera forma, las llamadas “confesiones de fe”. Se trata de frases breves que testimonian la resurrección de Jesús. Eran repetidas y enseñadas y servían para expresar el sentimiento y la convicción de la primitiva comunidad de que el Señor, tras la muerte, vive. Son los más primitivos testimonios literarios de la resurrección de Jesús. Al considerar estas confesiones de fe, nos encontramos con que la primitiva comunidad cristiana expresó el acontecimiento de la resurrección de Jesús empleando diferentes fórmulas.

DIOS LO RESUCITÓ

Es la primera fórmula empleada. Y así nos encontramos con que “Dios lo resucitó al tercer día” (Hch.10,40); “Dios lo resucitó de entre los muertos” (Hch.3,15); “Vosotros lo matasteis clavándolo en la cruz por manos de unos impíos; a éste Dios lo resucitó” (Hch.2, 23-24). A través de esta fórmula se expresa la convicción de la primitiva comunidad cristiana de que el Dios de Jesús no es sólo el Dios vivo del Antiguo Testamento, si no que es el Dios vivificador. La vida, la muerte y la resurrección de Jesús trae un nuevo semblante de quién es Dios.

Sobre la fórmula «Dios lo resucitó» se fueron introduciendo diferentes variables que incorporaban una mayor riqueza en la comprensión del acontecimiento de la resurrección de Jesús. Así nos encontramos con  la variable «de entre los muertos». Esta resalta la potencia del Dios liberador y vivificador, capaz de «quebrantar las ataduras de la muerte» (Hch.2,24) En esta afirmación de la resurrección de entre los muertos está la raíz de la fórmula posterior “descendió a los infiernos”; en ambos casos lo que se afirma fundamentalmente es que Jesús murió en verdad.

Otra variable que se introdujo fue al «tercer día». Diferentes escritos judíos del tiempo de Jesús identifican el tercer día con el tiempo de la consolación y la liberación final, así como con la plenitud última y con la resurrección universal escatológica. Su significación primigenia vendría a ser, por tanto, que la plenitud y la consumación de la existencia humana de Jesús llegaría por su resurrección al tercer día.

DIOS LO EXALTÓ

Junto al verbo «resucitar» la primitiva comunidad cristiana empleó el de «exaltar». Y así encontramos la fórmula «Dios lo exaltó». “Dios lo exaltó y le dio el nombre sobre todo nombre” (Flp.2,5-11). Mientras que el verbo resucitar hace referencia a la idea de alguien que estando acostado se levanta, se pone en pie, el verbo exaltar expresa la idea de elevar a un determinado estado o situación. Con este verbo se expresa de forma más completa lo que es el misterio de la resurrección, Jesús «vuelve al que le envió» (Jn.16,5), «retorna al Padre» (Jn.16,10), «va al Padre» (Jn.16,17), «deja el mundo para volver al Padre» (Jn.16,28). Al igual que la fórmula anterior, ésta también se fue enriqueciendo.

La fórmula de la exaltación se vinculó al «estar sentado a la derecha del Padre». De este modo se está expresando la participación de Jesús en la divinidad del Padre, «El Padre y yo somos uno» (Jn.10,30). Esta clave de la exaltación encontró posteriormente una derivación tardía en la ascensión. Con ella estamos celebrando la experiencia de fe, es decir, la exaltación, la glorificación de Jesús, su incorporación al Padre.

DIOS LO GLORIFICÓ

Encontramos, por último, la fórmula «Dios lo glorificó». “El Dios de Abrahám, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros antepasados, ha manifestado la gloria de su siervo Jesús, al que vosotros entregasteis y rechazasteis ante Pilato, que pensaba ponerlo en libertad” (Hch.3,13). La gloria en la mentalidad bíblica es la presencia de Dios. La glorificación será, por tanto, internarse en el ser de Dios.

Comentarios

Deje sus cometarios

CENTRO ARRUPE

Gran Vía Fernando el Católico, 78
46008 Valencia
centroarrupe@centroarrupe.com
963 92 50 01

CALENDARIO

« Mes anterior Octubre 2018 Mes siguiente »
Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo
1
2
1
  • 22:00Grupos Jóvenes
3
1
  • 19:00Meditación con los "Amigos del desierto"
4
1
  • 19:30Oración comunitaria
5
1
  • 18:30Separados y divorciados
6
7
2
  • 10:00Ejercicios Espirituales Vida Diaria
  • 12:00Eucaristía
8
9
1
  • 22:00Grupos Jóvenes
10
1
  • 19:00Meditación con los "Amigos del desierto"
11
2
  • 19:00Reunión Equipo Social
  • 19:30Oración comunitaria
12
1
  • 18:30Separados y divorciados
13
14
1
  • 12:00Eucaristía
15
1
  • 19:00Reunión Equipo Red Ignaciana
16
1
  • 22:00Grupos Jóvenes
17
2
  • 19:00Meditación con los "Amigos del desierto"
  • 19:30Taller: Modos de oración ignaciana
18
1
  • 19:30Oración comunitaria
19
2
  • 18:30Separados y divorciados
  • 19:30Taller: modos de oración ignaciana
20
2
  • 09:00Acercándonos al Sur
  • 19:00Eucaristía sábados
21
1
  • 12:00Eucaristía
22
1
  • 19:00Equipo red ignaciana
23
1
  • 22:00Grupos Jóvenes
24
2
  • 19:00Meditación con los "Amigos del desierto"
  • 19:30Taller: Discernimiento con el Papa Francisco
25
1
  • 19:30Oración comunitaria
26
3
  • 18:00Curso: Espiritualidad Bíblica
  • 18:00Curso: Pastoral familiar
  • 18:30Separados y divorciados
27
5
  • 09:00Acercándonos al Sur
  • Todo el díaEjercicios Espirituales fin de semana
  • 10:00Curso: Espiritualidad Bíblica
  • 18:00Curso: Pastoral familiar
  • 19:00Eucaristía sábados
28
2
  • 10:00Ejercicios Espirituales fin de semana
  • 12:00Eucaristía
29
30
2
  • 19:30De acompañante a acompañante. Una espiritualidad para el encuentro
  • 22:00Grupos Jóvenes
31
1
  • 19:00Meditación con los "Amigos del desierto"
1
2
3
4