Image

“Al final del Jubileo de la Misericordia quise ofrecer a la Iglesia la Jornada Mundial de los Pobres, para que en todo el mundo las comunidades cristianas se conviertan cada vez más y mejor en signo concreto del amor de Cristo por los últimos y los más necesitados”, son las palabras del Papa Francisco en su Mensaje para esta Jornada Mundial que celebramos hoy por primera vez.

Ofrecemos este material sacado del Mensaje “No amemos de palabra sino con obras” con el que Francisco reflexiona sobre el sentido de esta Jornada. Un material para la oración personal o comunitaria, para una lectura que ayude a profundizar en aquello que se nos propone:

NO AMEMOS DE PALABRA SINO DE OBRAS

El amor no admite excusas: el que quiere amar como Jesús amó, ha de hacer suyo su ejemplo; especialmente cuando se trata de amar a los pobres. Por otro lado, el modo de amar del Hijo de Dios lo conocemos bien, y Juan lo recuerda con claridad. Se basa en dos pilares: Dios nos amó primero y nos amó dando todo, incluso su propia vida. Un amor así no puede quedar sin respuesta.

Señor, sabemos que este amor se nos ha dado sin pedir nada a cambio y que inflama de tal manera el corazón que cualquier persona se siente impulsada a corresponder, a pesar de sus limitaciones y pecados. Por eso, te pedimos que acojamos en nuestro corazón la gracia de Dios, su caridad misericordiosa, de tal manera que mueva nuestra voluntad e incluso nuestros afectos a amar a Dios mismo y al prójimo.

Está muy atestiguada ya desde las primeras páginas de los Hechos de los Apóstoles, donde Pedro pide que se elijan a siete hombres «llenos de espíritu y de sabiduría» para que se encarguen de la asistencia a los pobres. Este es sin duda uno de los primeros signos con los que la comunidad cristiana se presentó en la escena del mundo: el servicio a los más pobres. Ha habido ocasiones, sin embargo, en que los cristianos no han escuchado completamente este llamamiento, dejándose contaminar por la mentalidad mundana.

Señor, no permitas que pensemos sólo en los pobres como los destinatarios de una buena obra de voluntariado, y menos aún de gestos improvisados de buena voluntad para tranquilizar la conciencia. Que estas experiencias, aunque son válidas y útiles para sensibilizarnos acerca de las necesidades de muchos hermanos y de las injusticias que a menudo las provocan, nos introduzcan a un verdadero encuentro con los pobres y den lugar a un compartir que se convierta en un estilo de vida.

Si realmente queremos encontrar a Cristo, es necesario que toquemos su cuerpo en el cuerpo llagado de los pobres, como confirmación de la comunión sacramental recibida en la Eucaristía. El Cuerpo de Cristo, partido en la sagrada liturgia, se deja encontrar por la caridad compartida en los rostros y en las personas de los hermanos y hermanas más débiles.

Señor, ayúdanos a reconocer que estamos llamados a tender la mano a los pobres, a encontrarlos, a mirarlos a los ojos, a abrazarlos, para hacerles sentir el calor del amor que rompe el círculo de soledad.

No olvidemos que para los discípulos de Cristo, la pobreza es ante todo vocación para seguir a Jesús pobre. Es un caminar detrás de él y con él, un camino que lleva a la felicidad del reino de los cielos. La pobreza es una actitud del corazón que nos impide considerar el dinero, la carrera, el lujo como objetivo de vida y condición para la felicidad.

Señor, que comprendamos que es la pobreza la que crea las condiciones para que nos hagamos cargo libremente de nuestras responsabilidades personales y sociales, a pesar de nuestras limitaciones, confiando en la cercanía de Dios y sostenidos por su gracia. La pobreza es la medida que permite valorar el uso adecuado de los bienes materiales, y también vivir los vínculos y los afectos de modo generoso y desprendido

Conocemos la gran dificultad que surge en el mundo contemporáneo para identificar de forma clara la pobreza. Sin embargo, nos desafía todos los días con sus muchas caras marcadas por el dolor, la marginación, la opresión, la violencia, la tortura y el encarcelamiento, la guerra, la privación de la libertad y de la dignidad, por la ignorancia y el analfabetismo, por la emergencia sanitaria y la falta de trabajo, el tráfico de personas y la esclavitud, el exilio y la miseria, y por la migración forzada. La pobreza tiene el rostro de mujeres, hombres y niños explotados por viles intereses, pisoteados por la lógica perversa del poder y el dinero. Qué lista inacabable y cruel nos resulta cuando consideramos la pobreza como fruto de la injusticia social, la miseria moral, la codicia de unos pocos y la indiferencia generalizada.

Señor, ante este escenario, no se puede permanecer inactivos, ni tampoco resignados. A la pobreza que inhibe el espíritu de iniciativa de muchos jóvenes, impidiéndoles encontrar un trabajo; a la pobreza que adormece el sentido de responsabilidad e induce a preferir la delegación y la búsqueda de favoritismos; a la pobreza que envenena las fuentes de la participación y reduce los espacios de la profesionalidad, humillando de este modo el mérito de quien trabaja y produce; a todo esto se debe responder con una nueva visión de la vida y de la sociedad.

Invito a toda la Iglesia y a los hombres y mujeres de buena voluntad a mantener, en esta Jornada Mundial de los Pobres, la mirada fija en quienes tienden sus manos clamando ayuda y pidiendo nuestra solidaridad. Son nuestros hermanos y hermanas, creados y amados por el Padre celestial. Esta Jornada tiene como objetivo estimular a los creyentes para que reaccionen ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro.

Señor, que esta nueva Jornada Mundial de los Pobres se convierta para nuestra conciencia creyente en un fuerte llamamiento, de modo que estemos cada vez más convencidos de que compartir con los pobres nos permite entender el Evangelio en su verdad más profunda. Los pobres no son un problema, sino un recurso al cual acudir para acoger y vivir la esencia del Evangelio.

Comments

  • Pero se hace dificil hacer el bien desde ARRIBA. Nos creemos buenos por dar
    Pero no es nuestro lo que damos. Antes nos lo ha regalado Dios creador.
    No es cuestión de amar sino de amarnos como hermanos.
    Debemos ponernos de rodillas al darnos a los otros.
    El amor es exigente y no lo somos con nosotros mismos ni con los demás.
    Hay derechos pero igualmente obligaciones. Y no se trata de buenismos fáciles sino de dar con las manos abiertas y con exigencias cuando toca.

Leave a Reply

CENTRO ARRUPE

Gran Vía Fernando el Católico, 78
46008 Valencia
centroarrupe@centroarrupe.com
963 92 50 01

Esta semana

RSS

Grupos Jóvenes

25/09/2018
22:00 - 23:00
Centro Arrupe

Meditación con los "Amigos del desierto"

26/09/2018
19:00 - 20:00
Capilla Centro Arrupe

Oración comunitaria

27/09/2018
19:30 - 20:30
Capilla Centro Arrupe

Separados y divorciados

28/09/2018
18:30 - 20:30
Centro Arrupe

Eucaristía

30/09/2018
12:00 - 13:00
Capilla Centro Arrupe

Grupos Jóvenes

02/10/2018
22:00 - 23:00
Centro Arrupe