El Padre Arrupe en Hiroshima

La mañana del 6 de agosto de 1945, el Padre Arrupe se encontraba en el noviciado de Nagatsuka, junto con otros 35 jóvenes novicios y varios jesuitas. La casa del noviciado se ubicaba a unos seis kilómetros de lo que sería el centro de la explosión atómica. Los jesuitas, al constatar el grado de destrucción y muerte que en segundos esparció aquella sola bomba, improvisaron un hospital en la casa del noviciado. Al celebrarse el 70 aniversario del lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima compartimos el testimonio del propio Padre Arrupe.

1 Comentario

  1. Hna. Rosalía Cordero agosto 6, 2015 Responder

    Me gustaría me envíen los comentarios completos.Muchas gracias! Lo recibido hasta ahora me hace mucho bien y lo difundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*