Darse una pausa… ignaciana

“Encontrar a Dios en la vida” es el título de uno de los Cuadernos EIDES escrito por Darío Mollá en el que pretende poner de manifiesto la estrecha relación existente entre experiencia espiritual y vida cotidiana. El encuentro con Dios en la vida, esencia de la espiritualidad ignaciana, no es, sin embargo, una experiencia fácil. No viene automáticamente dada.

Por ello, Darío Mollá propone, lo que él llama, unas “estructuras de apoyo para la experiencia del encuentro con Dios en la vida”. Una de esas estructuras es el “examen ignaciano”.

Como explica en su Cuaderno EIDES: “Una ayuda muy querida para San Ignacio es la permanente ayuda del “examen” u oración sobre la vida. Examen que no debe ser tanto la pregunta por lo que yo he hecho, como la pregunta por lo que Dios va haciendo en mi vida. De contemplar la actuación de Dios brota, muy espontáneamente, la conciencia de nuestra pequeñez y de nuestra pobre respuesta a su cariño. Para San Ignacio el examen tiene un papel decisivo a la hora de configurar por dentro el talante del “contemplativo en la acción”: viendo permanentemente la presencia amorosa de Dios en personas, acontecimientos, criaturas, uno llega incluso a sentirse abrumado por la cantidad y calidad de esa presencia.”

Con el deseo de ayudar a generar esa “estructura de apoyo”, proponemos la PAUSA IGNACIANA que comenzaremos el próximo 27 de octubre. Para más información, enlazar

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*