Cuidar la fragilidad

Francisco nos exhorta en La alegría del Evangelio a cuidar la fragilidad: “Jesús, el evangelizador por excelencia y el Evangelio en persona, se identifica especialmente con los más pequeños (cf. Mt 25,40). Esto nos recuerda que todos los cristianos estamos llamados a cuidar a los más frágiles de la tierra… Es indispensable prestar atención para estar cerca de nuevas formas de pobreza y fragilidad donde estamos llamados a reconocer a Cristo sufriente… Pequeños pero fuertes en el amor de Dios todos los cristianos estamos llamados a cuidar la fragilidad del pueblo y del mundo en que vivimos” (EG, 209, 21o, 216)

Movidos por el Espíritu de Jesús, algunos no sólo han hecho de este cuidado de la fragilidad la razón de su vida sino que se hicieron pequeños con los pequeños, frágiles con los frágiles, todo a todos. Han sido ellos quienes nos enseñan lo esencial de una vida alentada por el Evangelio, sostenida por la misma disposición de Jesús. Quizá por ello, esta oración de Carlos de Foucauld sigue siendo una fuente de inspiración para muchos que quieren cuidar la fragilidad

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*