Bancarrota de la humanidad

«Quien ve los ojos de los niños que encontramos en los campos de refugiados es capaz de reconocer de inmediato, en su totalidad, la “bancarrota” de la humanidad». Son palabras del Arzobispo Hieronymus de Grecia durante su visita, junto al Papa Francisco, al campo de refugiados de Moria. Unas palabras que el mismo Francisco ha recordado el pasado fin de semana durante la clausura del III Encuentro Mundial de Movimientos Populares celebrado en Roma.

El discurso de Francisco durante esta clausura es muy potente y recomendamos su lectura (enlazar) Entre los asuntos tratados en este discurso encontramos una amplia referencia a los migrantes, refugiados y desplazados: “pude sentir de cerca (durante su viaje a Lampedusa y Moria) el sufrimiento de tantas familias expulsadas de su tierra por razones económicas o violencias de todo tipo, multitudes desterradas –lo he dicho frente a las autoridades de todo el mundo– como consecuencia de un sistema socioeconómico injusto y de los conflictos bélicos que no buscaron, que no crearon quienes hoy padecen el doloroso desarraigo de su suelo patrio sino más bien muchos de aquellos que se niegan a recibirlos”

Su preocupación le ha llevado a proponer como su intención de oración para este mes de noviembre la cuestión de las personas refugiadas. Desde el Centro Arrupe queremos apoyar a Francisco y hacer nuestra pequeña aportación, siguiendo con una incesante sensibilización que nos impida olvidarnos de las personas refugiadas.

Por ello, haciendo coincidir con la intención de oración de Francisco para este mes, tendremos una conferencia a cargo de Jaume Durá de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado que tendremos el jueves 17 a las 19:30 h en el Centro Arrupe.

1 Comentario

  1. Rafa noviembre 10, 2016 Responder

    Comparto todo el desastre que estan sufriendo los refugiados en el mundo, aquí en este país y en muchos paises desarrollados no tenemos esta clase de personas, tenemos a personas indigentes, parados de eterna duración, desauciados, hay comedores sociales llenos de personas de todas las nacionalidades y religiones, con autenticos dramas personales y familiares los tenemos en la calle y cuando nos saludan ni les saludamos, cuando les damos limosna es por que es navidad o cuaresma, ni los miramos son invisibles. Los que los poderes públicos deTODOS los signos políticos, les dan la espalda y no los ayudan ni les resuelven la vida, TAMPOCO Europa. Pidamos al señor, ser menos hipócritas (me incluyo yo), y luchar por que en el mundo los cristianos hagamos posible un reino de paz, justicia e igualdad. AMEN
    ¡por favor no seamos nosotros también complices!¡impliquémonos seriamente en nuestra sociedad!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*