Image

Este domingo escucharemos unos versículos del evangelio de Marcos que forman parte de su capítulo 13, el discurso escatológico. Nos ayudará recordar como comienza este capítulo. Jesús abandona el Templo en el que se dieron las confrontaciones con las élites religiosas para no volver nunca a él (13,1). El evangelista desea que esta salida se entienda como un acto de juicio contra el Templo. Y tras abandonarlo pronuncia su sentencia de condenación (13,1-2), una profecía que suscita en sus discípulos la pregunta sobre el momento de este acontecimiento (13,3-4).

Los versículos que leemos este domingo (vv. 24-32) tiene una primera parte (vv. 24- 27) plagada de imágenes utilizadas en la literatura apocalíptica: la figura del Hijo del hombre tomada del libro de Daniel; los cataclismos, que indican una pronta intervención de Dios; los ángeles; las grandiosas imágenes de los símbolos cósmicos.

Todos estos sucesos son signos de lo que acontecerá: veremos venir al Hijo del hombre con gran poder y gloria. Estos sucesos contrastan con otros que aparecen con anterioridad en este mismo discurso (vv. 7-9) y que algunos emplearán para confundir: “Entonces, si alguien os dice que el Mesías está aquí o allí, no le hagáis caso. Pues surgirán falsos mesías y falsos profetas, que harán milagros y prodigios, hasta el punto de engañar, si fuera posible, a los elegidos” (vv. 21-22).

Pero volvamos al relato de este domingo porque encontramos una segunda parte (vv. 28-32) que contrasta con la anterior: la serena imagen de una higuera al final de la primavera supone una llamada, llena de sosiego y calma, a que, mientras el Señor vuelve, sus discípulos vivan en actitud de vigilancia y atención a los signos del paso de Dios por sus vidas y por la historia. La parábola de la higuera invita precisamente a eso: a velar y discernir los signos de los tiempos y a vivir en fidelidad a la voluntad de Dios.

Las dos partes del relato que leemos este domingo están unidas por el verbo aprender: “Aprended de esta parábola de la higuera”, dirá Jesús. Frente a los que buscan confundir a la comunidad, Jesús exhorta a que no dejarse engañar interpretando adecuadamente el significado de los signos, como comprenden que “cuando las ramas de la higuera se ablandan y brotan las hojas, sabéis que está cerca la primavera” (v.28).

Comentarios

    • Susana Guevara Gonzalez noviembre 18, 2018
    • Responder

    Gracias por la crónica hoy tengo guardia y me reconforta leer la interpretacion de la lectura, no voy a asistir hoy a la Eucaristía, pero así me siento mas cerca

    • Es una alegría para nosotros saber que te ayuda las reflexiones que hacemos sobre el Evangelio. Ánimo en este día de guardia!

Deje sus cometarios

SUSCRIBIRSE BOLETÍN

CALENDARIO

« Mes anterior Abril 2019 Mes siguiente »
Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo
1
2
2
  • 09:00Jornada Tradiciones Religiosas y Paz
  • 22:00Grupos Jóvenes
3
1
  • 19:00Meditación con los "Amigos del desierto"
4
1
  • 19:30Oración comunitaria
5
1
  • 18:30Separados y divorciados
6
1
  • 19:00Eucaristía sábados
7
1
  • 12:00Eucaristía
8
9
1
  • 22:00Grupos Jóvenes
10
1
  • 19:00Meditación con los "Amigos del desierto"
11
1
  • 19:30Oración comunitaria
12
1
  • 18:30Separados y divorciados
13
1
  • 19:00Eucaristía sábados
14
1
  • 12:00Eucaristía
15
16
1
  • 22:00Grupos Jóvenes
17
1
  • 19:00Meditación con los "Amigos del desierto"
18
2
  • 19:00Semana Santa
  • 19:30Oración comunitaria
19
2
  • 18:30Separados y divorciados
  • 19:00Semana Santa
20
2
  • 19:00Semana Santa
  • 19:00Eucaristía sábados
21
1
  • 12:00Eucaristía
22
23
1
  • 22:00Grupos Jóvenes
24
1
  • 19:00Meditación con los "Amigos del desierto"
25
1
  • 19:30Oración comunitaria
26
1
  • 18:30Separados y divorciados
27
1
  • 19:00Eucaristía sábados
28
1
  • 12:00Eucaristía
29
30
1
  • 22:00Grupos Jóvenes
1
2
3
4
5